Como cada año hemos cerrado un nuevo ciclo: Los alumnos han acabado el curso de Kinesiología Holística Emocional que empezó en octubre impartido por Nàdia Guxens. Ha sido  un viaje  por el maravilloso mundo de la kinesiología holística aprendiendo  una herramienta muy potente ya que es muy precisa: busca la causa emocional de los problemas y trata a cada paciente con la técnica más efectiva y adecuada en ese momento.

Una característica significativa es que es un curso práctico, en el que los alumnos en cada sesión, realizan las prácticas entre ellos. Además de aprender una nueva técnica para su crecimiento profesional,  se tratan emocionalmente y por lo tanto también hay un crecimiento personal, tan imprescindible para ser un buen terapeuta.

 

En esta ocasión queremos dar voz a los alumnos que han confiado en la escuela IGEM para su formación profesional y que se han implicado y esforzado para conseguir sus objetivos. Os dejamos algunas de sus frases emotivas:

 Alba:

“La Kinesiología Holística Emocional me ayudó a dar nombre a emociones y sentimientos que estaban confusos dentro de mi. En la sesión que me hizo una compañera de clase, no pude esconder inconscientemente emociones porque en el test salió lo que realmente me pasaba.

Escribir dos frases se me hace corto porque escribiría muchas más; veo que tenemos en nuestras manos una herramienta muy potente.

Además, la manera de transmitir que tiene Nàdia, es primordial.

¡Gracias Nàdia!”

Montse:

“El curso me ha aportado un recurso potente y natural para sanar y tratar los problemas emocionales. Toda una riqueza de conocimientos.”

 Jordi:

“El curso de Kinesiología Emocional y del Comportamiento me ha aportado muchas herramientas nuevas para poder acompañar al paciente en su proceso emocional.

En mi práctica en consulta, el test Diamond y el Barómetro del comportamiento me ayuda mucho para saber con más precisión la emoción o emociones implicadas en el problema.

Me han encantado las nuevas técnicas de visualización, técnicas muy interesantes para que el paciente conecte de una manera sencilla y eficaz. También me ha gustado mucho la equilibración de los chacras, el EMDR ampliado, EFT…”

 Blanca:

“Los contenidos y la profundidad de la Kinesiología Holística Emocional llevados de la mano de la sensibilidad e ilusión de Nàdia, me están permitiendo conectar con una parte emocional e inconsciente del cliente que me abre nuevas posibilidades como terapeuta.“

 Eulàlia:

"Estoy  muy contenta y agradecida  de haber participado en el curso de Kinesiología emocional y del Comportamiento. He sentido..."

 


 


Por último, Nàdia también ha querido escribir unas palabras:

“Quiero volver a agradeceros la confianza depositada en la escuela IGEM. Me maravilla sentir la ilusión y el entusiasmo que compartimos por la Kinesiología Holística. Es un placer enseñar a alumnos tan entregados y abiertos como vosotros. He disfrutado mucho de las clases. ¡Muchas gracias de todo corazón!”



Si quieres saber para qué sirve la Kinesiología Holística Emocional en una sesión de terapia emocional, clica en este link. Descubrirás todos los beneficios de esta herramienta tan directa y potente.